Ministerio Profético 101

Estado actual
No Inscrito
Precio
Gratuito

Dentro de la iglesia contemporánea, el término “ministerio profético” puede significar muchas cosas. Por lo tanto, hemos desarrollado una serie de materiales de estudio, que les ayudará a ser mejores líderes en la iglesia Algunas personas son etiquetadas como “profetas” y estas a su vez son conocidas como “ministerios proféticos”. Si bien pueden ministrar a la iglesia en general, operan principalmente dentro del don ocasional de “carisma” de la profecía. Otros están llamados a llevar el ministerio de un profeta consistentemente como un llamado principal. Un profeta establecido no solo operará en el don de profecía, sino que llevará cargas proféticas estacionales y mensajes de Dios el Padre a la iglesia en general, y a veces incluso a las naciones. Su énfasis puede ser mucho más “la palabra del Señor”, en lugar de “palabras del Señor”. Pueden, a veces, incluso dar una reprimenda o advertencia profética a la iglesia, que siempre debe ser un mensaje de gracia, posicionado en el corazón del Padre de Dios. Nos esforzamos desde nuestro corazón para prepararles esta información, de forma tal que les colabore en la articulación de estándares bíblicos, y que pueda ayudar a garantizar la fecundidad a largo plazo tanto para los ministerios proféticos como para los destinatarios de esos ministerios. Apocalipsis 19:10 dice: ” Entonces me postré a sus pies para adorarlo, pero me dijo: «No, no me adores a mí. Yo soy un siervo de Dios, como tú y tus hermanos que dan testimonio de su fe en Jesús. Adora únicamente a Dios, porque la esencia de la profecía es dar un claro testimonio de Jesús“. Por lo tanto, creemos de todo corazón que el tema principal, la meta y la visión de cualquier ministerio profético debe ser dar a conocer la Persona y los caminos de Cristo Jesús. Y si bien un ministerio profético a menudo puede estar acompañado de palabras reveladoras, signos y maravillas, curaciones y milagros, un verdadero profeta siempre buscará defender a la Persona de Cristo, el donante de regalos, más que los dones. Debido a que la voluntad de Dios es que cada discípulo de Cristo sea conformado a la imagen de Cristo, también creemos que Dios llama a quienes representan su voluntad, voz y maneras de ser testimonios vivientes de la integridad de Cristo, vividos dentro del contexto de las relaciones saludables que proporcionan responsabilidad. El objetivo de este curso es dar amor y servicio como el de un corazón puro. No presentamos estos principios y protocolos desde una supuesta postura de autoridad o elitismo. El espíritu en el que los presentamos es doble; En primer lugar, deseamos ofrecer esto como un llamado a la unidad de propósito centrada en Cristo entre los ministerios proféticos actuales. En segundo lugar, deseamos sinceramente ver a nuestros colaboradores dar testimonio de quién es Jesús en todas las facetas del ministerio mientras buscan servir proféticamente al Cuerpo de Cristo.